18/6/18

De cosas que como lectora no puedo hacer

Hay veces en las que cuando dices que eres lector parece que tienes que ser una máquina de leer, tratar tus libros como si fueran reliquias de la época de Tutankamon o tener siempre la misma rutina lectora. ¡Y si no eres de esos, buah! ¡Dios te libre! ¡No eres lector!

Pues yo no soy de esas.

Hay cosas que como lectora no puedo hacer, por ejemplo:

Punto número 1: No puedo coger un libro inmediatamente después de haber terminado otro. Directamente: no. Necesito macerar lo que ha pasado en el que he terminado, pensar y olvidar un poco para no hacerme un cacao mental. Tengo que... paladear, digamos, el libro entero y prepararme para empezar otra historia diferente. Tanto si el libro que he leído me ha gustado, como sino. Aunque si me ha gustado mucho, tardo un poquito más en comenzar nueva lectura.


Punto número 2: Debo confesar que, aunque trato a mis libros como oro en paño y son un tesoro para mí, no soy de las que grita si se ha manchado un poco la tapa o se ha doblado una página. ¿Me importa? Sí. ¿Me fastidia? También. Pero no va mucho más allá. Tengo libros cuyas esquinas están algo manchadas de los viajes o se me han doblado varias páginas (o combado en algunas partes) y sin más...

Punto número 3: Soy incapaz de ir contando los libros que leo en un mes. Hay gente que lo hace o que incluso se pone retos de leer "X" libros en un mes, pero yo no puedo. Para mí (sigo hablando de mí misma y de mí caso) es como estar obligándome. Como imponerme algo... Entonces si me siento presionada, no lo hago. Y sinceramente, tanto me da los libros que leo o dejo de leer en un mes. No voy contándolos porque no me interesa. No es como si me fueran a dar una medalla por ello, así que leo los que tenga que leer y los que no, pues no los he leído. No soy de las que lee a toda pastilla tampoco, porque me gusta saborear cada página y porqué no decirlo, regodearme. No me gusta acelerarme ni tampoco leo tan rápido en sí, así que voy a mi ritmo.

Punto número 4: No me "gasto todo el dinero en libros". Hace poco en una librería, escuché a unas chicas decir que todo el dinero que tuvieran lo gastarían en libros. A mí me encanta leer. Y tú que lees esto habrás llegado hasta aquí porque también te gusta leer. Pero no podría gastar mis "ahorros para caprichos" solo en libros. Es uno de los hobbies que más me gustan, pero no me daría siempre caprichos en libros. Y no dejo de ser muy lectora por ello (ni deshonro sobre mi vaca). Tengo otros muchos hobbies a los que también quiero y necesito prestar atención.


Y estos son los puntos que como lectora no puedo hacer. Editaré si se me ha olvidado alguno, pero los principales son estos. ¿A vosotros también os pasa? ¿Qué otras cosas hay que como lectores no podéis hacer?

3 comentarios :

  1. Y el mayor problema es que crean en otros lectores unos hábitos que no son normales. A mí me gusta ponerme retos de lectura, por ejemplo, pero eso no significa que me vaya a desvivir por cumplirlos.
    También cuido mucho los libros, tanto que me he comprado un Kindle para no sacarlos de casa, pero si salen de casa y sufren algún daño, es algo que no se ha podido evitar.

    Yo no necesito digerir el libro anterios, salvo casos traumáticos XD, pero lo comprendo perfectamente también.

    Hay un problema muy grande con esto, no puede ser que, el ser lector, te convierta en un ratón de biblioteca fanático no piensa en otra cosa. Por norma general, los lectores somos aficionados a muchas cosas y es lo que nos puede llegar a hacer más "interesantes"

    ResponderEliminar
  2. Sobre todo me siento identificada con el primer y último punto. Soy incapaz de empezar otro libro si la historia me gusta porque los echo de menos, me recuerdan mucho a mis capacidades para empezar una relación si aún quiero a la persona anterior (o algo así jajajaja). La cosa es que si echo de menos unos personajes o un estilo narrativo, cualquier libro que venga después me va a saber a poco si me pongo a ello nada más terminarlo, así que lo que hago es esperar unos días, me ha pasado varias veces y es algo que considero normal: dejar reposar y asumir que has terminado una historia brutal. Y en cuanto al último punto, el 2018 es el año que estoy gastando más en libros porque es el año que voy a más librerías a ver charlas he ido, así que al final terminaba por hacerme con alguno o con fanzines, que han sido el total descubrimiento de este año. Y me parece bien y totalmente válido, no quiero gastarme el dinero de mis caprichos sólo en lecturas, porque hay otras mil cosas que hacer o en lo que querer gastarse el dinero, y es totalmente lícito.

    Abrazos ♥

    ResponderEliminar
  3. yo tambien suelo pausar una tarde o un dia para despues seguir con otro libro.
    Tambien gasto dinero en comida y libros básicamente... aunque tambien guardo pasa salir a comer en lugares o en cafes :)

    Muy deacuerdo con todo querida Bella

    ResponderEliminar

Design: Serein Atelier