Crónicas de la Soñadora (52) Presentación de Astérix y los Pictos



Madrid, 28 de octubre de 2013

¿Yo? ¿Haciendo una crónica por fin? ¿Yo? Pues... sí. Tengo tantas crónicas pendientes que hasta me da vergüenza, porque parece que ya no viene a cuento contarlo, pero ¡sí que viene! Primero porque los que no sepan de qué ha ido la cosa, lo verán (tarde, me interesa, cuéntame más) y segundo, pues porque más tarde o más temprano siempre me gusta hablar de los saraos a los que voy (que no son pocos) así que aquí me tenéis.

Hoy os cuento lo que fue el día de la presentación del nuevo cómic de las aventuras de Astérix: Astérix y los Pictos. Para los que no lo sepáis este último cómic (del que pronto habrá reseña) cuenta con un nuevo guionista y un nuevo ilustrador, Jean-Yves Ferri y Didier Conrad respectivamente. Ambos han sido los elegidos para suceder en los próximos tomos, a René Goscinny (ya fallecido) y Albert Uderzo, los autores originales.

Como he podido hojear, la esencia del cómic se mantiene y los dibujos son calcados a los de siempre. Eso es gracias a que Uderzo supervisó gran parte de la producción del cómic para verificar que todo se mantuviera fiel, ¡y lo consiguieron!





Cuando llegué al recinto no habían más de tres personas, cosa que me sorprendió porque no es que Astérix sea precisamente desconocido, pero luego la cosa se fue animando y llegó un montón de gente, en su mayoría, más adultos. Rocy (mi estupendísima acompañante, también muy fan) y yo éramos casi las más jóvenes de entre todos los asistentes.

Los autores fueron muy simpáticos y pasamos la hora riéndonos con ellos. Nos contaron un poco cómo fue el proceso de creación del cómic, cómo fue que los eligieron para el trabajo, desde cuándo son fans de los galos y que ya estaban en marcha con otro proyecto.



Soy fan de Astérix hasta la médula porque desde pequeñita mi padre me daba los cómics para leer, así que conforme fui creciendo se hicieron muy importantes para mí. Estaba muy ilusionada con la presentación, y me encantó tener la oportunidad de preguntarles a los autores desde cuando ellos son fans de Astérix. Contestaron que allí en Francia, en la época en la que se publicaron los cómics, un Astérix era el equivalente a lo que ahora son los videojuegos y que casi todos los niños tenían al menos uno. ¡En los cumpleaños era lo que se regalaba! Fue genial conocer esos datos.

(Yo repartiendo mamporros a los romanos)

Al final me llevé mi nuevo cómic firmadito, un imán que regalaban por la compra del cómic y una postalita de la portada firmada, para el mayor fan de todos, mi papá.

¡Fue un día completísimo y para recordar! :)
Comparte en Google Plus

Sobre - Bella -

En la red me conocen como La Soñadora y administro Soñadores de Libros desde 2009. Trabajo en marketing digital en la editorial SM y estudio idiomas. Creé Las Reglas del Lector y soy una de las organizadoras y creadoras de la Blogger Lit Con. Me encantan las distopías, los buenos debates, el chocolate y hacer nuevos amigos lectores.

2 nubes :

  1. Holaaa!
    No sabes la suerte que tienes al vivir en Madrid! Vale que no tenga playa y todo eso pero... para una bloguera eso tiene que ser el paraíso *.* Lo sé... desde que soy bloguera no aguanto vivir en Canarias ;( Sueño con algún día ir a alguna presentación, supongo que seguiré soñando...xD
    Me ha encantado ese detalle de llevarle un detallito a tu padre (hay que reconocerlo... son los mejores).
    Espero que te lo hayas pasado super bien... Por cierto, el otro día estaba viendo un video de JPelirrojo y apareciste tu en la presentación de Pulsaciones! Animándolo todo como siempre ^^
    Besoos <3<3

    ResponderEliminar
  2. Ay, es la tercera vez que intento comentar, a ver si me va ahora.
    Lo primero que puedo decir es que nunca he leído nada de Astérix, pero vi un par de películas cuando era pequeña.
    A mi mejor amiga le encantan, así que puedo imaginar la ilusión que tuvo que hacerte. Me alegro de que te lo pasaras tan bien :)
    Un beso.
    PD: Soy Vania, regresando por fin a estos lares y al blog. :)

    ResponderEliminar